17 septiembre, 2007

De adventista a cristiano evangélico (Un pequeño testimonio)

Hola Cauros
Este es un pequeño testimonio de lo que viví en el adventismo del séptimo día, y de como la gracia soberana me alcanzó. Lo compartí hace un tiempo con un ministerio dirigido a adventistas y exadventistas, que les muestra la verdad del evangelio de la gracia. Espero les sea útil.

Hola Martin:
Hace un tiempo me contacté con vuestro sitio y ha sido de gran bendición. Intercambié algunas líneas con el pastor y te cuento algo más sobre mí:

Soy de Chile, soy parte del equipo ministerial dela Asamblea de Dios Autónoma (Misión Sueca) de Viña de Mar, soy casado hace 9 meses, y tengo 32 años.

Nací en Chillán, y me crié en un hogar, iglesia y colegio adventista. (Chillán es como su sede más importante) Mi abuela fue una de las fundadoras de la Iglesia Central. Mi papá era simpatizante de la Iglesia y donó muchas cosas a la, en ese entonces, escuela adventista nº7 de Chillán. Yo me sentía como niño muy cómodo en la Iglesia, ya que toda mi vida giraba en torno a ella. Convencido totalmente que éramos parte de la única Iglesia verdadera. Mi abuela me enseñó mucho sobre el AT y de la "hermana White". Ella murió en 1983 y tengo un excelente recuerdo suyo.

Ahora en 1986, estábamos hace poco vivendo en Santiago, cuando mi padre fallece trágicamente a los 46 años. Estaba decidido a bautizarse. Fue durísimo, pero si algo tengo que reconocer, fue la inmensa ayuda prestada por el colegio adventista de Las Condes, en todo sentido se portaron como verdaderos hermanos en Cristo, nunca los olvidaré.

Al volver a Chillán, nos involucramos como familia de lleno a las actividades de la iglesia: mi mamá en las dorcas. Mi hermano y yo: Escuela Sabática, conquistadores. Incluso llegué a dirigir algunas reuniones de la Sociedad de jóvenes, cantaba y hasta prediqué una veces en dichas reuniones. Con los conquistadores fuimos a muchos camporees, en fin fue un tiempo lindo. Claro, habían varias interrogantes que yo me guardaba, cosas que encontraba un poco raras pero que no me atrevía a preguntar. Para acallar mis dudas, alos 13 años decidí participar en el seminario Revelaciones del Apocalipsis y además, del curso bíblico complementario (uno bien antiguo en hojas de roneo) . Al terminar me creía un experto en Apocalipsis y el Sábado.(Curiosamente manejaba muy bien el antiguo testamento, del nuevo sabía mjuy poco) Sin embargo todavía tenía dudas infantiles: Por qué no puedo comer hot-dogs? por qué no se puede aplaudir en el culto divino si la Biblia llama a aplaudir al Señor? Me las guardaba y me callaba.


En 1989, por alguna razón (creo que fue Dios) no quize ingresar a la Secundaria Adventista y me fui a un Colegio Laico, y TENIA CLASES LOS SÁBADOS !!! qué hago??? Saben lo que pasó? Había una compañera de curso que me gustó desde el primer día, y por verla a ella asistía los "santos sábados" a clases; me da risa cuando me acuerdo. A Todo esto mi mamá conoció a mi actual papá, que no era adventista, sino evangélico descarriado!! y nos invitó a los tres a un culto de la Asamblea de Dios, que quedaba a una cuadra del depto. donde vivíamos. Se podrán imaginar lo que era para un adventista entrar a un templo "protestante apóstata" y más encima un domingo!!! Sin embargo, y BENDITO SEA EL SEÑOR!!! apenas entramos nos saludaron afectuosamente, cosa que en MI IGLESIA jamás sucedió, Había tanta alegría cuando estos "Kanutos" (asi se les llama en Chile a los evangélicos) cantaban, oraban con tanta devoción, que yo me dije: esto es!!! esto es lo que yo no tengo: Gozo y libertad en el Espíritu para adorar a Dios!!.

Cuando el sábado voví a MI IGLESIA, no podía evitar la comparación.

Dejamos de ir como familia a la Iglesia Adventista y, esto es lo trágico, NADIE NOS FUE A VISITAR. SOLO UNA AMIGA DE MI MADRE VINO A NUESTRA CASA PARA DECIRNOS QUE AHORA TENIAMOS LA MARCA DE LA BESTIA!! Eso fue lo que realmente me alejo del adventismo!! La falta de amor y frialdad de un sistema religioso que se impone por la fuerza.

Bueno, poco a poco Dios nos fue restaurando en su gracia, conoci la libertad de servir a DIos, (Ahora como Hot dogs!!!) el gozo de poder alabarle con todo mi ser, Cristo es Libertad!!.

Hoy le sirvo en una sana congregación, como ministro y músico. Cada día me regocijo de haber sido liberado de la maldición de la ley, y oro por queridos hermanos que tratan de esforzarse por su salvación, viven con temor y guardan cargas que ni siquiera sus líderes pueden llevar.


Que Dios les bendiga abundantemente.

Ojalá este breve testimonio sea de utilidad para alguien.

"DE CRISTO OS DESLIGASTEIS LOS QUE POR LA LEY OS JUSTIFICAIS, DE LA GRACIA HABEIS CAÍDO" Pablo de Tarso a los Gálatas (adventistas del siglo I)

Hasta pronto.


Gonzalo.

3 comentarios:

Elías Sánchez dijo...

Hola que tal estimado Gonzalo. Fijate que mi historia es muy similar a la tuya. Solo que cuando más dudas me surgieron y más estudiaba las supuestas contradicciones me puse a ver que las personas que criticaban estaban llenas de odio y además, leí en lis libros de Elena que ella habla como si conociera a Dios personalmente. Y bueno, luego después escuché la serie: "Seguridad en el mensaje adventista" y "Los testigos de Jehová" del Pastor Hugo Gambetta y para mí fue conocer las explicaciones que siempre necesité comprender.

Y bueno, sobre lo que comentas de la "libertad" que manejas desgraciadamente tiene que ver con no escuchar la voz del Espíritu Santo que nos insta a mantener un cuerpo saludable, pues nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo.

En fin hermano, yo sé que cuando alguna persona toma una decisión de ahi en más lo que resta es un orgullo por el cual difícilmente darás un paso atrás, pero ojalá te sirva esto que te estoy diciendo y te des cuenta que efectivamente esta Iglesia fue levantada por Dios para dar el último mensaje de Salvación al mundo entero.

Las series que te comento puedes encontrarlas en mi página: http://exp78.110mb.com

Que Dios te bendiga.

Anónimo dijo...

Elias, no me queda claro estas afirmando el testimonio del hermano o lo estas contraviniendo.
Si es esto ultimo no estas edificando.

Espero no equivocarme.

Anónimo dijo...

Hola Gonzalo.
Me da gusto conocerte, tengo links y artículos que pueden Dios mediante, ayudarte, tanto a evangelizar a los sectarios Adventistas, como a enseñar sobre la Gracia Soberana.
Si deseas contactarme, escríbeme a:
tioeliecer@gmail.com