22 noviembre, 2007

Saben ustedes qué es lo que distingue al Cristianismo de los demás credos???.....La gracia. Esto me lo dijo Daniel "Master" Svensson. Parte 6

Y vamos dándole.

La mayoría de uds. sabe que vivo en Viña, asisto a una Iglesia, donde la clase media es predominante, y no tenemos mayores diferencias raciales, digamos que somos todos chilenos (mestizos). Aún así, cuando veo el Nuevo testamento, mi iglesia se parece re poco al variado grupo de "escoria" social que aparece en los evangelios y en el libro de los Hechos.

Trato de pasarme una película mental sobre Jesús y comienzo a ver: Los pobres, los enfermos, los recaudadores de impuestos, los pecadores, las prostitutas se agolpan alrededor de Jesús, movidos por su mensaje se sanidad y perdón. Los ricos y los poderosos se quedan "de lejitos", lo ponían a prueba, lo espiaban, tratando de hacerlo caer en diversas trampas. A pesar que he leído varias veces estos hechos, desde la comodidad de mi querida Iglesia de Villa Dulce, Viña del Mar, fácilmente pierdo el punto de vista el "núcleo radical" del mensaje de Jesús.

No ocurre lo mismo en Iglesias hermanas de países más pobres, o incluso, de barrios más desposeídos. Es raro predicar sobre prosperidad y éxito en estas Iglesias, pero si me he dado cuenta que escuchan la palabra con avidez y les provoca una gran esperanza (..."me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres... a pregonar libertad a los cautivos.... a poner en libertad a los oprimidos...") se emocionan, la escuchan como reales buenas nuevas, como una verdadera promesa de Dios para ellos!!. Independientemente de como los trate el mundo, los pobres y enfermos tienen la garantía, por medio de Jesús, de que para Dios no hay indeseables.

Este es el punto: Jesús demostró "en persona" que Dios ama a las personas no como raza, o grupo social, sino como individuos. Le importamos a Dios!! "Al amar a los que no son dignos del amor, me hiciste digno del amor" Agustín de Hipona.

Les confesaré que a veces no me resulta fácil creer en el amor de Dios. No vivo en la pobreza, (tampoco es para que digamos: que bruuuto, que clase tan media es este flaite!! pos... ay se va´) No he tenido una vida de rechazo, como varios de los personajes de los evangelios. Sin embargo, sí he tenido una cuota de sufrimiento importante, y creo que tú (que estás leyendo esto) también. Creo que las personas que sufren (o sea toditos) necesitamos "ojos sanados por la gracia".

P. Yancey cuenta lo siguiente: "En una terrible semana dos personas me llamaron en días sucesivos para hablarme de uno de mis libros. La primera, un pastor de jóvenes de Colorado, acababa de enterarse de que su esposa y su hijita se estaban muriendo de SIDA, ¿Cómo puedo hablarle a mi grupo de jóvenes de un Dios amoroso después de lo que me ha sucedido? preguntó. Al día siguiente me habló un ciego que, unos meses antes, había invitado a un drogadicto para que viviera en su casa. Acababa de averiguar que el adicto en fase de recuperación tenía una relación amorosa con su esposa bajo su propio techo. ¿Por qué me está castigando Dios por tratar de servirle? preguntó. En ese momento se le acabaron las monedas, la llamada telefónica se interrumpió, y nunca más supe de él".

Siempre se dice: "Hay hermanito, no pregunté por qué; pregunte para qué" Es re fácil decirlo, pero otra cosa en con guitarra, dijo Jimmy Hendrix. Estoy en "proceso de aprender" que no hay que intentar responder a los "Por qué" ¿Por qué tenía que recibir una transfusión con sangre contaminada la señora del pastor de jóvenes? ¿Por qué algunas personas buenas son perseguidas a causa de sus buenas acciones, mientras que muchas personas malas viven llenas de salud hasta viejas? ¿Por qué tan pocas de los millones de oraciones que piden sanidad física obtienen respuesta? No lo sé.

Una pregunta, al menos, ya no me hace pedazos como antes; una pregunta que creo que está latente en todos (o casi todos) los problemas que tenemos con Dios: ¿Se preocupa Dios de nosotros?. Creo que solo hay una repuesta a esa pregunta, y ¿saben donde la encontré? Estudiando la vida de Jesús. En Jesús, podríamos decir que Dios "tomó un rostro" y puedo leer directamente en ese rostro cómo se siente Dios acerca de personas como el pastor de jóvenes o el ciego, que acabamos de compartir. Es más, no es que Jesús eliminara los sufrimientos (solo sanó a unos cuantos en un pequeño ricón de la tierra: Palestina) , pero si dió respuesta a la pregunta: SÍ, LE PREOCUPAMOS A DIOS.

Tres veces, el sufrimiento hizo llorar a Jesús. Lloró cuando su amigo Lázaro murió. El tema de la muerte da para largo. Lo que recuerdo es que cuando murió mi papá (biológico) , no podía parar de llorar, nada me preparó ni suavizó mi dolor, lloraba y lloraba por días enteros. Hermanitos bien intencionados me decían: "Tu papá era tan bueno, que el Señor decidió llevarselo" (Rico el consuelo). Me he soprendido con la sarta de estupideces que pueden llegar a decirse "en el nombre del Señor"en nuestros funerales: "Nosotros, los evangélicos, no lloramos porque tenemos esperanza" (Creo que hasta el Señor debe tomarse la cabeza a dos manos cuando escucha estas "palabras de aliento") Los pobres dolientes cristianos, en algunos casos han sido reprimidos por sus propios hermanos!!...en fin... De alguna manera, encuentro realmente consolador que Jesús sintiera algo parecido cuando murió su amigo Lázaro. Me habrá entendido Dios cuando murió mi papá? Por esta pista, creo que si. (Gracias por Tu Gracia.)

(suspiro)

Hasta mañana.

Gonzalo.

No hay comentarios.: