14 octubre, 2007

Hablemos de "Sanidad" 1º parte

1. A manera de intro.


Desde Génesis hasta Apocalipsis la Biblia nos muestra a nuestro archienemigo, el diablo. Además nos muestra el daño que podemos sufrir si seguimos su estilo de vida ("living la vida loca"). Si por un lado las enfermedades son frecuentemente el resultado directo del estrés y la tensión causados por vivir para el pecado (no nos hagamos los giles) y para nosotros mismos, nunca debemos olvidarnos que muchas personas son inocentes de las heridas causadas por otros. La Biblia no solo nos advierte claramente sobre la culpa, también enseña una sabiduría muy sana que nos ayudará a enfrentarnos al sufrimiento. (2 Timoteo 3.16) Algo así como medicina preventiva.


Sabían que la mayoría de los pacientes (60 %) están en las consultas de los médicos por enfermedades con origen mental y/o emocional?? El cuerpo se enferma fácilmente por el enojo, el resentimiento, el miedo, las preocupaciones, incluso por la culpabilidad, por nombrar algunas actitudes equivocadas.

Lo paradójico de esto es que muy a menudo el médico tiene que guardar el estetoscopio, termómetro y el aparatito para tomar la presión (No sé como se llama) porque no encuentra NADA QUE ESTÉ MAL ORGANICAMENTE. Entonces tiene que recurrir a la muy pasada de moda, pero siempre buena, simpatía y sentido común para tratar de encontrar el problema que está detrás del dolor.

Incluso en los casos en que los gérmenes y los virus han penetrado el mecanismo de defensa del cuerpo, esto puede ser frecuentemente debido al estrés y a la tensión que han agotado previamente la habilidad del cuerpo para luchar contra la enfermedad.

Siempre ha sido una prioridad de Dios que gocemos de una salud vigorosa (Exodo 15.26). PERO SI NO OBEDECEMOS SU PALABRA, siempre sufriremos las consecuencias "Hijo mío, escucha lo que te digo; escucha atentamente. Guarda estos pensamientos siempre en tu memoria; haz que lleguen hasta lo profundo de tu corazón, porque ellos significan vida verdadera para tí y radiante salud." (Proverbios 4. 20-22. La Biblia al día. Paráfrasis).

Pero el Señor va aún más allá. Él puede "saciar de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila" (Salmos 103.5) Solamente Él puede rejuvenecer tu cuerpo y extender tus años. Sin embargo, muchos de nuestros problemas de la mediana edad (Dios, ya tengo 32!!!!!) serían mínimos si usáramos nuestra libertad para servir a Dios y a su pueblo con un fervor renovado. Si Dios puede revitalizar al águila, (esta cada cierto tiempo cambia su plumaje lo que le da un impulso renovador) para que vuele muy, muy alto, Él TAMBIÉN PUEDE HACERLO CON NOSOTROS. SI SOMOS SU PUEBLO!!! O no?


2. El pecado (y su antídoto)

Solo Dios puede perdonar el pecado y limpiarte de todas las manchas de una conciencia culpable. El ir a otro lugar para recibir ayuda en este asunto, creo que es una soberana tontera, tiempo perdido (Marcos 2.7-12; 1º Juan 1.9) La paz mental es vital para la salud, pero solamente Dios puede darla (Romanos 5.1) Solamente la palabra de Dios podrá ayudarnos a reemplazar los viejos moldes destructivos de vivir para el yo (y el pecado); es de giles andar en consejo de malos (Salmos 1.1) Por esto mismo es que nuestra sociedad está enferma y envuelta en taaaaantos problemas.

El contentamiento no es solo una gran ganancia, también trae buena salud. Gozarse en el Señor siempre, puede ser difícil, pero es bueno para tus arterias. Vivir en paz con toda la gente puede que nos parezca casi imposible, pero te ayudará a dormir mejor (1º Timoteo 6.6; Filipenses 4.4; 2º Timoteo 2.22)

Estos son solo algunos de los consejo de Dios, pero los que la llevan, los power power, más potentes que cualquier droga o medicina son: la fe, la esperanza, y el amor (1º Corintios 13.13) Incluso el ultra respetado y venerado biólogo Maturana (gurú de psicólogos, ingenieros, y filósofos) ha dicho que el problema central del hombre es... la falta de amor!!! Esa onda.

La fe es la única respuesta para los destructores de la salud que son el miedo y la ansiedad. La palabra de Dios está llena de antídotos contra el miedo, promesas que inspiran fe. Estoy convencido que casi todos nuestros problemas y circuntancias están descritos en los Salmos y Proverbios, (Los has leído? si no sabe pues no opine) Dios puede hablar a tu corazón desde el corazón de la Biblia. Te dará consuelo y calma si te acercas a Él. Jesús mismo se tomó mucha molestia para advertirnos acerca de los miedos y las ansiedades (Lucas 12.22-34).

seguimos mañana

No hay comentarios.: